* Lamenta el galardonado la violencia que se vive en Guerrero

Por Manuel Bello Hernández. Enviado, Notimex

Guadalajara, 2 Dic (Notimex).- El escritor guerrerense e integrante de la cultura Mè’pháá (tlapaneco), Hubert Martínez Calleja, recibió hoy aquí la quinta edición del Premio de Literaturas Indígenas de América (PLIA), por su poemario “Las sombrereras de Tsísídiin”, en el marco de las actividades de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, que finalizará mañana.

En su discurso, el autor originario de Acatepec, Guerrero, aseguró que la palabra es más fuerte cuando se construye en colectivo y aclaró que escribir en su lengua materna representa un acto de reivindicación social, “para decir que a pesar de todas las políticas hegemónicas, exclusión y exterminio, nuestra cultura sigue vive”.

Indicó que en la memoria oral están presentes las diversas formas de la creación literaria, y añadió que mientras la escritura es reciente “la poesía de las pueblos indígenas es milenaria”.

Explicó que el título del libro por el cual se hizo acreedor a dicho premio se deriva de una onomatopeya del canto del pájaro que llama a la lluvia en el pueblo que lleva el mismo nombre: Tsísídiin.

“En el libro abordo el tema de la violencia causada por la trata de niñas en la zona de la Montaña del estado de Guerrero, un problema que se ha acrecentado en las últimas décadas, siendo la población infantil la más vulnerable ante la red criminal que se ha tejido en tejido en todo el país.

“El libro intenta llegar a ojos y oídos para hacerse palabra en realidad cotidiana de todos, para que quede viva en la memoria y, a partir de ella, los que vienen detrás de nosotros sepan construir un mundo donde no ocurran estas violaciones”, señaló.

Refirió que no hay forma de expresar lo que sucede no solo en su estado, sino en el mundo, “por eso el libro está escrito en Mé’Pháá”, su lengua materna.

Tras criticar la violencia que se vive en su entidad, el autor guerrerense defendió su texto al proponer “que la poesía sirva para arrancarnos la hierba de la indiferencia y regresen nuestros ojos a sus cuencas, para mirar que todos somos un cuerpo y sin nuestras partes nos condenamos a morir”.

En su oportunidad, el director general del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali), Juan Gregorio Regino, mencionó que con el presente premio se puede trabajar de manera coordinada en favor de los pueblos y comunidades originales.

Calificó de fundamental el que las lenguas indígenas se encuentren presentes en este tipo de ferias, y refirió que visibilizarlas es fundamental en estos tiempos.

“Este premio coloca a las literaturas indígenas, la poesía, la narrativa y la novela, en el universo de las literaturas y esto es algo constitutivo, como algo presente y elemental que toda la sociedad, y quienes hacemos y nos dedicamos a la educación y cultura tengamos presente que los pueblos indígenas tienen lenguas y están vivas y se crea conocimiento y arte”, destacó.

Hubert Martínez recibió un cheque por 300 mil pesos, un reconocimiento, así como una pequeña estatuilla.

Share This